La marca Morcilla y Chorizo Asturianos, que se creó en 2012 para proteger el producto, ya ha detectado al menos medio centenar de casos fraudulentos fuera del Principado

Hasta la fecha, Asincar ha enviado más de medio centenar de requerimientos a otras tantas empresas que producían y comercializaban chorizos y morcillas como si estuvieran hechos en Asturias para que dejaran de hacerlo

02 de March de 2017

Logo de

 Sin el compango, una fabada o un pote asturiano ni tienen sentido ni pueden llamarse asturianos. Y el compango, o es asturiano o no es compango. Así de sencillo. «Desde hace unos años, la marca Asturias vende mucho; suena muy bien. Fuera de la región, está muy reconocida y han ido apareciendo chorizos etiquetados como asturianos que estaban hechos en otras comunidades autónomas aprovechando el nombre de Asturias. Nosotros tenemos un producto con mucha personalidad y se aprovechaba fuera de Asturias, pero un chorizo asturiano nunca va a tener nada que ver con el que se haga en otro lado», asegura el presidente de la marca colectiva Morcilla y Chorizo Asturianos, Daniel Martínez, que explica que este distintivo de calidad fue impulsado precisamente en 2012 por la Asociación de Industrias Cárnicas del Principado de Asturias (Asincar) para promocionar y proteger el compango asturiano del fraude.

Hasta la fecha, Asincar ha enviado más de medio centenar de requerimientos a otras tantas empresas que producían y comercializaban chorizos y morcillas como si estuvieran hechos en Asturias para que dejaran de hacerlo. Todas ellas, sin tener que recurrir a la vía judicial, han ido retirando las etiquetas fraudulentas. Incluso en algunos casos se llegaron a detectar supuestos compangos en los que el chorizo no sólo no tenía nada que ver con el auténtico, sino que además de la morcilla se explicaba que simplemente era para dar sabor y que debía retirarse del plato antes de servirlo.

«No es que seamos sectarios, es que es una marca y hay que protegerla», explica Martínez, que recuerda, además, que el proceso de elaboración del chorizo y la morcilla de Asturias nunca podrá ser el mismo en cualquier otro lugar. Por la simple razón de que el clima no es el mismo. «La maduración se realiza con ahumado natural, muy determinado por el clima asturiano y, aunque lo hicieran de igual manera en otra comunidad, saldría diferente. Si lo haces en Madrid no va a ser lo mismo debido a las particularidades del clima, al igual que aquí no podríamos hacer el chorizo de León», pone como ejemplo.

Proceso completamente artesanal

Al producto asturiano, siempre elaborado de manera artesanal y tradicional, se le atribuye una gran personalidad debido a su sabor intenso, fuerte y característico. En parte debido a la temperatura y la humedad propias de Asturias, pero también a que el proceso de ahumado se realiza con maderas nobles, como roble, castaño o encina, y suele oscilar entre cinco y 15 días.

«El proceso es el mismo que se empleaba antes en casa, y como se siguen haciendo también ahora, pero elevado a una producción industrial y siguiendo unos estándares de calidad», indica Martínez, que asegura que el balance desde la creación de la marca es muy positivo para las 24 empresas cárnicas asturianas que forman parte de ella.

«Nos beneficia más proteger el producto que hacemos», insiste, explicando también que ya se está trabajando con la Consejería de Agroganadería y Recursos Autóctonos para que la marca colectiva pase a ser marca de garantía, ampliando de esta manera la protección de los productos.

Las previsiones de Asincar, en este sentido, pasan por que en septiembre coincidiendo con el inicio de la temporada del producto, este proceso quede culminado, así como la integración de la marca en el listado de Alimentos del Paraíso. De momento, la marca colectiva, que se identifica con una etiqueta propia, garantiza que los productos se han elaborado en Asturias y que cumplen los requisitos de calidad establecidos para pertenecer a ella, que supervisa el Centro Tecnológico de Asincar.

Otro de los grandes objetivos de la marca es dar a conocer el chorizo, la morcilla y el compango como se merecen fuera de las fronteras asturianas. «Queremos que el producto se empiece a conocer fuera de Asturias y que se le de más valor a través de campañas de promoción que ayuden, además, a protegerlo», indica el presidente de la marca.

Volver a noticias
Icono flecha para subir